Sopa de pan gratinada

Tiempo60 min
Personas4 personas
Dificultad bajaDificultad baja
Calorías350

Esta es la sopa que se llamaba de “minuit” porque a principios del siglo XX se solía tomar después del teatro. Es casi sólida, muy sustanciosa y sirve de primer plato a medio día. Nutricionalmente hablando, es un plato equilibrado, al estar enriquecida con huevos y queso rallado, que dan lugar a los nutrientes fundamentales.

Ingredientes

  • 1 barra de pan de víspera
  • 4 cucharadas de aceite
  • 2 cebollas
  • 4 cucharadas de queso rallado
  • ½ l. de caldo de pollo
  • 3 huevos
  • 1 copa de vino de fino de jerez
  • Sal y pimienta negra

Pasos a seguir

Paso 1

Cortar el pan en rebanadas finas y tostarlas en el horno. Calentar el aceite en una sartén y freír la cebolla picada fina, muy despacio y tapada, hasta que empiece a tomar color (5 minutos tapada en el m.o. y consumir a fuego vivo).


Paso 2

Poner a hervir el caldo, añadir la cebolla frita, sazonar con poca sal (porque el caldo ya tiene) y pimienta e incorporar el queso rallado y dar unos hervores. Batir los huevos, sazonarlos y añadir el jerez.


Paso 3

Colocar el pan en una fuente refractaria, verter el caldo hirviendo hasta que se empape el pan, cubrir con los huevos batidos y queso rallado e introducir en el horno a 180º C, 20 minutos. Servir en cuanto esté gratinada.