Pizza de verano

Tiempo30 min
Personas4 personas
Dificultad mediaDificultad media
Calorías550

El secreto de la masa es conseguir que salga ligera y fina, para lo cual se deben engrasar los dedos con aceite, en lugar de harina, para evitar que se pegue la masa. Esta pizza es ideal porque los ingredientes son bajos en calorías.

Ingredientes

    MASA:
  • 200 gr. de harina de fuerza
  • ½ vaso de agua templada
  • 20 gr. de levadura prensada
  • 1 cucharada de manteca de cerdo
  • 2 de aceite y sal
  • Relleno:
  • 8 cucharadas de salsa de tomate
  • 250 gr. de queso mozzarella rallado
  • 1 pimiento rojo
  • 1 verde y 1 amarillo
  • 1 calabacín
  • 1 berenjena asada
  • 1 manojo de espárragos verdes
  • aceite de oliva y sal
  • pimienta
  • orégano

Pasos a seguir

Paso 1

Masa: Disolver la levadura en el agua templada y añadir poco a poco la harina mezclada con la sal, hasta formar una masa. Añadir la manteca de cerdo y el aceite, amasar, hacer una bola, enharinarla, ponerla en un bol y meterla en una bolsa de plástico. Colocarla en sitio templado y dejarla subir hasta que doble su tamaño.


Paso 2

Extenderla muy fina, pinchar el fondo y cubrirlo con tomate frito. Esparcir por encima la mozarella rallada, espolvorear ligeramente de orégano y colocar grupos de los distintos ingredientes: pimientos por colores, berenjena, calabacín, espárragos…


Paso 3

Regar con un hilillo de aceite de oliva. Cocer 15 minutos en el horno a 250ºC, comprobar que las verduras estén tiernas y la base cocida y crujiente, en caso necesario, regar con un chorrito más de aceite para que no se resequen y hornear 5 minutos más.