Pechugas al horno con mostaza

Tiempo60 min
Personas4 personas
Dificultad altaDificultad alta
Calorías550

La carne de pollo tiene un alto contenido en proteínas y es rica en vitaminas y en minerales, como además es baja en grasas y en hidratos de carbono tiene pocas calorías, lo que hace que sea muy recomendada en regímenes para perder peso y en personas con problemas digestivos.

Ingredientes

  • 4 medias pechugas de pollo sin piel
  • lonchas muy finas de tocino de jamón ibérico
  • 8 cucharadas de aceite
  • 8 cucharadas de pan rallado
  • 4 cucharadas de mostaza
  • sal y pimienta
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de vino de caldo
  • gotas de aceite de trufa u oloroso

Pasos a seguir

Paso 1

Marinada: Mezclar los ingredientes (el zumo de 1 limón, 1 pastilla de caldo, pimienta y perejil picado) y marinar las pechugas durante 2 horas. Envolverlas en el tocino, atarlo o sujetarlo y colocarlas en una fuente engrasada con el aceite. Introducirlas en el horno a 200º C, ¼ de hora, regándolas con el jugo que suelten de vez en cuando.


Paso 2

Sacarlas, quitar el tocino, pintarlas con la mostaza, (para niños pintar con kétchup), rebozarlas en pan rallado y colocarlas de nuevo en la fuente. Introducirlas de nuevo en el horno otros 15 minutos. Añadir el vino y el caldo y humedecerlas de cuando en cuando con este jugo.


Paso 3

Al regarlas procurar que no se quite la costra de pan rallado que es lo que las mantiene jugosas y asar en el horno hasta que estén doradas. Sacar las pechugas, cortarlas en rodajas y, si la salsa está espesa, aclararla con algo de caldo, comprobar el punto de sal y añadir gotas de aceite de trufa o de oloroso.