Pastel de calabacín con salsa escalibada

Tiempo60 min
Personas4-6 personas
Dificultad mediaDificultad media
Calorías400

Un pastel sabroso y ligero con una salsa especial, ya que es poco frecuente emplear las hortalizas de la escalibada,  trituradas. Es mucho más sabrosa que la salsa de tomate tan utilizada y una buena forma de tomar muchas hortalizas, tan recomendadas por ser ricas en vitaminas y minerales que se completan con las proteínas del queso y los huevos, que además aporta calcio. Este plato está muy equilibrado en los nutrientes esenciales.

Ingredientes

  • 1 Kg. de calabacín
  • ½ Kg. de cebollas
  • 4 cucharadas de aceite
  • 1 tarrina de queso cremoso (Philadelphia o San Millán)
  • 2 vasos de leche
  • 8 huevos
  • Sal y pimienta
  • Salsa Escalibada:
  • 1-2 pimientos rojos
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 4 cucharadas de aceite
  • Sal

Pasos a seguir

Paso 1

Estofar tapados la cebolla y el calabacín cortados en rodajas finas, en una cazuela con el aceite y a fuego muy flojo (15 minutos en el m.o.). Cuando todo esté tierno, dejar que se consuma el agua de vegetación que habrán soltado, cuidando de que no tome color.


Paso 2

Batir los huevos en la batidora con la tarrina de queso y la leche, hasta obtener una mezcla lisa y uniforme. Mezclarla con el calabacín y la cebolla y  sazonar con sal y pimienta. Engrasar un molde redondo de 26 cm. de diámetro y llenar con la preparación.


Paso 3

Cocer en el horno al baño-María durante 30-40 minutos, desmoldar y servir con la salsa. Salsa: Asar en el horno durante 40 minutos a 180ºC los pimientos, la cebolla y el ajo, limpios, sazonados y engrasados. Pelar todo, triturarlos, añadir el aceite y sazonar.