Lubina con salsa holandesa

Tiempo45 min
Personas4 personas
Dificultad mediaDificultad media

La lubina es rica en ácidos grasos omega-3 y en proteínas. La mantequilla aporta calorías
y vitaminas A y D; y las hortalizas, minerales y vitaminas del grupo B. El resultado final es un plato muy equilibrado.

 

Ingredientes

  • 2 lubinas de unos 800 gr. cada una
  • Patatas nuevas pequeñas
  • Caldo:
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • ½ cebolla
  • Sal
  • ½ hoja de laurel
  • Granos de pimienta
  • Salsa holandesa:
  • 2 cucharadas de zumo de limón o vinagre de vino blanco
  • 2 yemas de huevo
  • 125 gr. de mantequilla
  • Sal, pimienta y estragón


Pasos a seguir

Paso 1

Limpiar la lubina, escamarla, lavarla, escurrirla y secarla. Poner a cocer en una cazuela con agua fría el puerro, la cebolla y la zanahoria, todo limpio y entero, el laurel, la pimienta y sal, durante 20 minutos. Pasar el caldo a una besuguera, añadir las patatas y hacerlo hervir.


Paso 2

Colocar la lubina sobre las hortalizas, tapar la besuguera con papel de plata, dejar que rompa el hervor y separar del fuego, reposar 10 minutos. Sacar la lubina, mantenerla al calor y cocer las patatas hasta que estén.
Salsa holandesa: Deshacer las yemas en un cazo de fondo grueso.


Paso 3

Añadir el zumo de limón o el vinagre, acercar al fuego e incorporar poco a poco la mantequilla en trocitos, moviendo sin parar sobre el fuego. Salpimentar, añadir el estragón y aligerar la salsa con unas cucharadas del caldo de la lubina. Pelar la lubina en caliente y servirla con las patatas y la salsa holandesa.