Lubina a la sal

Tiempo45 min
Personas4 personas
Dificultad mediaDificultad media

Las lubinas de piscifactoría, que tienen un tamaño terciado, son perfectas para esta preparación y quedan muy sabrosas. La salsa holandesa se puede añadir con algo de agua o caldo de pescado para que no resulte tan calórica y añadir unas hojas de estragón fresco o seco para saporizarlas más, si es que se añade agua.

Ingredientes

  • 2 lubinas de 800 gr. cada una aproximadamente
  • 2 Kg. de sal gorda
  • 1 Kg. de sal fina
  • ½ vaso de agua
  • Salsa holandesa:
  • 3 cucharadas de Vinagre de Vino al Estragón (Vinagrerías Riojanas)
  • 2 cucharadas de agua fría
  • 3 yemas de huevo
  • 200 gr. de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta blanca molida
  • Patatas cocidas para acompañar

Pasos a seguir

Paso 1

Escamar las lubinas, limpiarlas, lavarlas y secarlas.  Mezclar la sal fina con la gorda, humedecerla con el agua y fondear una fuente de horno. Colocar encima las lubinas secas y encontradas, es decir, cabeza con cola, y cubrirlas del resto de sal.


Paso 2

Meterlas en el horno a 200º C durante 18-20 minutos. Sacarlas del horno, quitar con cuidado la sal de la parte de arriba y quitar la piel. Pasarlas a una fuente precalentada y quitar la piel del otro lado, siempre con cuidado de que no se llenen de sal.


Paso 3

Servir la lubina con la salsa y las patatas. Salsa: Deshacer las yemas en un cazo de fondo grueso con el vinagre y el agua, acercar al fuego sin parar de mover e ir añadiendo la mantequilla ablandada en trocitos. Sazonar y añadir si se quiere hojas de estragón.