Variedades más comunes

Grano medio:
Es el de mayor consumo en España. Tarda más en cocer que el de grano redondo, pero queda más suelto. Se utiliza para paellas, arroces al horno y en cazuela, y también para arroz blanco.

Grano redondo:
Contiene gran cantidad de almidón, por lo que es adecuado para los arroces cremosos, risottos y para el arroz con leche.

Grano largo:
Se cuece antes que el de grano medio y siempre queda entero y suelto. Se emplea en ensaladas y guarniciones.

Vaporizado:
Es dorado y tiene el mismo valor nutritivo que el integral. No se pasa ni se pega, pero no absorbe los sabores. Puede utilizarse en cualquier receta, pero con más líquido, tiempo de cocción y reposo.

Integral:
Tiene un color oscuro, debido al salvado de la cáscara. Es muy nutritivo y rico en vitaminas, pero requiere una cocción de unos 45 minutos. Sirve en cualquier receta.

Salvaje:
No es un arroz, sino una hierba llamada avena de agua. Es casi negro y tiene más interés decorativo que gastronómico. Normalmente se suele servir mezclado con arroz de grano medio.

Valor nutritivo del arroz: Aporta 360 calorías por 100 gr. de producto en crudo. Contiene fósforo, potasio, escaso contenido en sodio y en proteínas. Es de fácil digestión y no contiene gluten. El integral es muy rico en vitaminas del grupo B: Tiamina o B1 y rivoflavina o B2, contenidas en su capa externa.

Proporciones: La ración es de 1 tacita moka de arroz por persona (100 gr.) y el doble de caldo o agua. En recipiente de boca amplia, es 1 tacita más para la paellera.

ARROZ BLANCO Formas de hacerlo:


A la española:
Freír 2 dientes de ajo en la cantidad justa de aceite, rehogar
el arroz crudo y cubrir con el doble de agua hirviendo, más 1 tacita moka para la paellera. Cocer 8 minutos a fuego vivo y 10 minutos a fuego flojo. Reposar y servir.


A la oriental: Cocer el arroz en abundante agua con sal durante 18 minutos, escurrirlo y rehogarlo en aceite en el que se habrán frito unos cascos de cebolla o 2 dientes de ajo enteros, que se retiran al servir.


En olla a presión: Rehogar el arroz en crudo con ajo o cebolla, añadir la misma cantidad de agua que de arroz, más una mitad más (para 6 tacitas, 9 de agua caliente). Tapar la olla y contar 6 minutos desde que tome presión. Separar del fuego y reposar 3 minutos con la olla destapada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, indique su nombre aquí